Interneeeeé!

Se quedó mirando algo que sólo él podía ver, apuntó y con su tridente lo pinchó. Por supuesto, explotó en miles de colores, sonidos y letras, que rebotaron por la habitación durante unos instantes hasta que, poco a poco, se desvanecieron. Esperó un momento. Alguien maldijo. Él sonrió y buscó otra de esas cosas invisibles para interceptarla.
Desde que se había inventado la wifi, su trabajo como corruptor de almas se había vuelto mucho más sencillo.

Texto: Pepe Fuertes (@pepefuertes)
Ilustración: Teresa Cebrián (@cebrianstudio)

Este texto es un pequeño homenaje a «Buenos presagios» de Neil Gaiman y Terry Pratchett

Notas - 1 nota

  1. Micaela dice:

    ¿Cómo que ninguna nota aún? eso no puede ser, no puede ser.
    Amigos del señor Ocre ¡Hagan el favor de expresar sus opiniones con total libertad, caramba!

Cuentanos algo

Tu direccion de correo no sera publicada. Los campos marcados (*) son necesarios.

*