El pozo de la creatividad

– Mi imaginación se ha ido – se lamentó sentado en el sofá, cogiéndose la cabeza, al borde del llanto -. El pozo de mi creatividad se ha secado. No me queda nada.
Su hija pequeña lo oyó y supo inmediatamente qué debía hacer. Cuando el padre miró por la ventana y la vio en el jardín, una sonrisa iluminó su cara. Su inspiración había vuelto cargada de regalos.

Texto: Pepe Fuertes (@pepefuertes)
Ilustración: Teresa Cebrián (@cebrianstudio)

Notas - Ninguna nota... aun

Puedes contarnos lo que quieras

Cuentanos algo

Tu direccion de correo no sera publicada. Los campos marcados (*) son necesarios.

Turn on pictures to see the captcha *