El duende de las zapatillas blancas

Cuando escuchó que iban a traer un ordenador a casa se asustó. ¿Significaba eso que no hacía bien su trabajo? Ella se levantaba temprano y esperaba a que se fueran. Entonces arreglaba la cocina, lavaba la ropa y la plegaba y, cuando sabía que estaban a punto de volver, dejaba la comida haciéndose para que estuviese lista y calentita cuando entraran por la puerta.

Unos días después lo trajeron y lo pusieron en una mesa. Era una caja negra y, la verdad, no impresionaba demasiado. Hacía ruido de aspirador, podía hacer sonar música y tenía una tele que parecía interesar mucho a los humanos, pero a parte de eso, no hacía nada. Le dejó unos calcetines arrugados durante todo un día y ni los plegó. Ni siquiera se molestó en hacerles un poquito de caso ¿Qué clase de ordenador ve cosas fuera de lugar y no las pone en su sitio?

Una noche que no había nadie lo vio encendido y decidió investigar. Se sentó frente a él, puso las manos sobre la tabla con letras y la cajita redonda con botones como hacían los humanos y esperó. Cuando se cansó de que no ocurriera nada le dijo “Enséñame qué haces” y chasqueó los dedos. Sonó un blip y a continuación por la televisión salieron fotos de lugares lejanos, historias de gente que no conocía y cuentos sobre hadas y duendes de los que nunca había oído hablar pero de los que inmediatamente quiso saber más. Pasó horas absorbiendo y aprendiendo todo lo que le mostraba. Al amanecer, cansada y con la cabeza saturada de tanta maravilla, apagó la pantalla y bajó de la silla. Justo antes de irse a dormir lo miró y, con una media sonrisa, le dio las gracias.

Desde algún sitio, algo con voz metálica contestó “de nada”.

Notas - 8 notas

  1. Ruben dice:

    sobretot, que no falte el cactus captudaros de radiacions! jejejeje

  2. Micaela dice:

    Una alegría cada vez que veo una publicación. Fantasía y tecnología unidas.

  3. CHUANET dice:

    AMB SENTIMENT

  4. Así son los ordenadores, nunca ordenan la ropa ni la planchan, ni te recogen la casa, pero te permiten descubrir cosas nuevas y te ayudan a pasar el rato.

    Me gustó mucho el cuento.

    Un saludo.

    Oski.

  5. Senor Ocre dice:

    @Ruben, ben vist el detall 😛

    @Micaela, gracias 🙂

    @Chuanet, sempre hi ha que sentir les coses

    @Oski, bienvenido. Sí, los ordenadores no hacen muchas cosas, pero quizá es porque no les dejamos.

  6. Guillermo dice:

    Me ha encantado. Sencillez y sensibilidad.
    Gracias

  7. Anna dice:

    Senyor ocre , el seu conte m’ha encantat.Mmolt bonic , si senyor.

    • Señor Ocre dice:

      Moltes gràcies, Anna. Un plaer tindret per ací i que t’haja agradat el conte 🙂

Cuentanos algo

Tu direccion de correo no sera publicada. Los campos marcados (*) son necesarios.

*