Llave

Siempre llevaba la llave atada al cuello. Era necesario para casos como aquel. El cuerpo estaba inmóvil en el suelo. Se arrodilló y acercó el oído al pecho. Estaba en silencio. Utilizó la llave y lo abrió. Inspeccionó el interior en busca de algo estropeado, pero todo estaba bien, así que dio tres vueltas al engranaje principal, cerró la puerta y esperó. A los pocos segundos el robot de juguete despertó. Sus ojos enfocaron, escanearon lo que había a su alrededor y se cruzaron con los de su salvador. Después se incorporó, le dio las gracias y continuó su trabajo diario. El androide también se levantó. Ojalá siempre fuese así de sencillo.

Notas - 1 nota

  1. Micaela dice:

    Algo pasaría con una nota que escribí. Las altas tecnologías son lo que tienen…

Cuentanos algo

Tu direccion de correo no sera publicada. Los campos marcados (*) son necesarios.

*