El invento

Su invento le haría famoso. Había descubierto que si ponía cierta música mientras se fabricaba pasta, después, con esa misma música, podía hacer que la pasta se moviera. Afinando un poco y con las notas adecuadas consiguió que las letras de la sopa hicieran la conga y formaran palabras. Cuando los niños abrían la boca para sonreír y leerlas, la madre sólo tenía que silbar y la palabra al completo saltaba hacia la boca del niño.

Ahora sólo tenía que resolver la cuestión de que el caldo se quedara en el plato y que el ímpetu de las letras no atragantara a ningún niño y estaría listo para el éxito.

Notas - 1 nota

  1. Micaela dice:

    Hola pareja, me encanta el relato ¿puedo ponerle la música que quiera?

Cuentanos algo

Tu direccion de correo no sera publicada. Los campos marcados (*) son necesarios.

*